La Pasionaria a Calvo Sotelo: “Ha hablado usted por última vez” Publicado hace 1 semana | 0 comen

La Pasionaria a Calvo Sotelo: “Ha hablado usted por última vez”

AS10959

Tras intentar secuestrar a Antonio Goicoechea (líder de Renovación Española) y José María Gil Robles (presidente de la Confederación Española de Derechas Autónomas) en sus domicilios y no conseguirlo porque estaban de vacaciones fuera de Madrid, acudieron a casa de Calvo Sotelo, donde llegaron a las tres de la madrugada.

Allí, pese a las reticencias del político que esgrimió su inmunidad parlamentaria y lo irregular de un registro a esas horas en su domicilio porque vulneraba la inviolabilidad recogida en la Constitución de 1931, fue secuestrado ante las quejas de su familia de la que se despidió diciendo que en dos horas estaría de vuelta “si estos señores no tienen la intención de pegarme cuatro tiros”.

Las palabras de Calvo Sotelo fueron premonitorias, a escasos doscientos metros de su casa, cuando el furgón torcía por la calle Juan Bravo, dos disparos en la nuca pusieron fin a la vida del que ha sido el ministro más joven de la historia de España.

Este asesinato ejecutaba las amenazas que recibió en el Congreso de los Diputados solamente 12 días antes, cuando el diputado socialistas Ángel Galarza aseguró a Calvo Sotelo: “Pensando en su Señoría encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”. Y el grito de Dolores Ibárruri “La Pasionaria”, en el tumulto posterior: “Ha hablado usted por última vez”.

“A las de la tarde de anteayer, el Sr. Calvo Sotelo regresó de Galapagar, y al llegar a su domicilio, calle de Velásquez, 89, dijo a los policías que le seguían en el coche de escolta que podía retirarse, ya que no pensaba salir hasta las doce del día de ayer. La escolta se retiró, si bien, como de costumbre, dio cuenta a la Comisaría, que tiene establecida una pareja de Seguridad de servicio a la puerta de los políticos que tienen esta clase de vigilancia. Alrededor de las tres de la madrugada llegó a la puerta del domicilio del Sr. Calvo Sotelo la camioneta. También aseguran algunos que detrás de la camioneta paró un automóvil. Los ocupantes de la camioneta se hicieron abrir la puerta.

Al llegar al piso donde vivía el Sr. Calvo Sotelo llamaron y cuando salió a abrir una sirvienta, dijeron que traían orden de detención del Sr. Calvo Sotelo. Las frases despertaron al señor Calvo Sotelo y a su familia. Salió el diputado al recibimiento para averiguar de qué se trataba. Le repitieron lo de la orden de detención. Parece que entonces el señor Calvo Sotelo quiso telefonear a la Dirección de Seguridad. Algo debió de extrañar esta conducta al Sr. Calvo Sotelo, ya que exigió que se identificaran.

Después de abandonar el señor Calvo Sotelo su domicilio, y como transcurriera algún tiempo sin noticias suyas, sus familiares se decidieron llamar a la Dirección de Seguridad para saber si continuaba allí detenido. Como se les manifestara que no tenían conocimiento de tal orden de detención, rogaron a la pareja de Seguridad que estaba de servicio en la puerta que comunicaran con la Dirección.

La Policía comenzó a practicar pesquisas y encontró a primera hora de la mañana la camioneta. Poco después de las dos de la tarde se supo que estaba en el depósito del cementerio del Este el cadáver del Sr, Calvo Sotelo. Allí marcharon los periodistas, y pudieron averiguar que a las cuatro menos cuarto de la madrugada se había presentado en el cementerio una camioneta. Al guarda nocturno de la Necrópolis le manifestaron que llevaban un cadáver para dejarlo en el depósito. Penetraron con la camioneta hasta la puerta de dicha dependencia, donde echaron pie a tierra, y vio el guarda que de entre los asientos bajaban un cadáver, que depositaron sobre una de las mesas del depósito.

El comisario Sr. Aparicio procedió a tomar declaración al personal de oficina entrante, y al inquirir por qué no habían exigido las formalidades obligadas en estos casos, se limitaron a contestar que como les merecieron crédito y respeto los que llevaban el cadáver, que afirmaron ser de un sereno muerto en atentado, y que posteriormente enviarían la documentación, no pusieron dificultades. En una de las mesas yacía el cuerpo de D. José Calvo Sotelo. Estaba vestido con un traje gris claro. Llevaba zapatos marrón, calcetines grises, y el sombrero, que se hallaba al lado de la mesa, era también de color gris claro. Tenía toda la cara manchada de sangre, lo mismo que la ropa. Se apreciaban en el cadáver, a primera vista, una herida de bala en el ojo derecho, con otro orificio en la región occipital; el segundo, de más reducido tamaño. También se advertía otra herida de bala en el pecho, a la altura del corazón”.

En la edición del 14 de julio de 1936, el periódico “El Sol” narraba el asesinato de José Calvo Sotelo.

http://www.patriotas.org/web/?p=21291&fb_action_ids=10206184302543979&fb_action_types=og.comments

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s