LA DESPEDIDA DE UN SOLDADO (General de División Rafael Dávila Álvarez)

General Dávila

EDC7BD14568C86EEC1257BF8004490ECT20De la vida militar suele uno despedirse con un beso a la Bandera, más profundo y venerable, si cabe, que aquel fogoso que de joven soldado depositaste entre sus pliegues. Tu Bandera ha estado guardando cada beso, cada juramento, cada instante de tu vida entregado a ella y, ahora, como símbolo de la Patria, cuando cesas en la actividad, te lo devuelve agradecida.

Y la Patria, al que su vida

le entregó,

en la frente dolorida

le devuelve agradecida

el beso que recibió.

 

MD12. MADRID, 12/10/08.- Imagen de los aviones de la Patrulla Aguila dibujando en el cielo estelas con los colores de la bandera de España, al inicio del tradicional desfile militar que tuvo lugar hoy en el paseo de la Castellana de Madrid con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional. EFE/Fernando Alvarado

Nada termina. Despedirse es un juramento renovado, seguimos juntos, no hay divorcio, sería traición, hasta que te quedas sin suspiro, hasta que no te queda ni una gota de sangre.

Amor eterno:

Y por verte temida y honrada

Contentos tus hijos irán a la muerte

Ser militar es intemporal, poseedor de cualidades permanentes, independiente de las circunstancias. Cuando simplemente estás, la temporalidad te hace víctima de…

Ver la entrada original 681 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s